Navarros Ilustres

Personajes ilustres en la historia de Navarra

Archive for the ‘Escritores’ Category

José Yanguas y Miranda

with 2 comments

José Yanguas y Miranda (n. Tudela, 15 de marzo de 1782 – † Pamplona, 25 de septiembre de 1863) Político, escritor e historiador.

José Yanguas y Miranda (Retrato de Muñoz Sola, Tudela)

José Yanguas y Miranda (Retrato de Muñoz Sola, Tudela)

De familia modesta -su padre era sobrestante en las obras del Canal Imperial de Aragón-, pudo realizar estudios primarios en el Seminario y en las Escuelas Pías de Zaragoza gracias a la protección del canónigo Ramón Pignatelli.

Careciendo su familia de los medios necesarios para que cursara estudios superiores, volvieron a Tudela y en 1796 entró a trabajar como amanuense en el Ayuntamiento , pasando a ser escribano del mismo el 13 de noviembre de 1806, el mismo día que cesó su anterior titular Manuel Arnedo.

Fue prisionero de Espoz y Mina (20 de mayo de 1812) que lo liberó mes y medio después. Fue síndico de Tudela en las sesiones de Cortes de Navarra de 1817, y durante veinte años secretario de la Diputación de Navarra, la nueva institución surgida tras el desmantelamiento del Reino, por la Ley de Modificación de Fueros de 1841.

De ideología liberal, padeció detención, encarcelamiento y exilio por constitucionalista durante los episodios de restablecimiento absolutista, sobre todo en 1823, permaneció encerrado en el convento del Crucifijo de Puente la Reina hasta el año siguiente en que le benefició el indulto real.

Marchó a Francia y tras volver del exilio en Bayona, donde había aprendido el oficio de relojero, abre en San Sebastián un establecimiento propio de este ramo en 1826. El 22 de agosto de 1830 regresa a su tierra, y poco después la Diputación le nombra Archivero de Navarra, realizando una fecunda labor como historiador y paleógrafo, que se vería plasmada en varios libros, y por encargo de la Diputación visitó archivos y bibliotecas, y verificó un exhaustivo estudio del archivo llamado “Le tresor de Pau”.

Entre noviembre de 1832 y julio de 1833 realiza una estancia en Madrid, durante la que solicita a la Reina la rehabilitación de las Leyes forales, y propugnó un sistema de funcionamiento de las Cortes de Navarra más parecido al de las Juntas de las provincias vascas. En Navarra era el inspirador de las tendencias liberales fueristas que, si bien reconocían la singularidad de la tradición foral, rechazaban las instituciones del Reino de Navarra porque pensaban que solamente podía garantizarse el progreso si Navarra entroncaba con el constitucionalismo español.

A la muerte de Fernando VII, el 29 de septiembre de 1833, Pamplona quedó dominada por los isabelinos, lo que entre otras consecuencias, irrogó del servicio de varios empleados de la Diputación, que acordó el cese de su secretario José Basen y, en la misma sesión del 2 de mayo de 1934, proveyó el cargo interinamente a favor de Yanguas, bien conocido por sus ideas liberales; nombramiento que, tras una serie de vicisitudes, resultó definitivo en 1837.

Militó en contra del carlismo y, tras su derrota, apoyó con entusiasmo la Ley de Confirmación de Fueros de 1839. El Decreto Ley de 16 de noviembre de 1839 obligaba a elegir la Diputación en Navarra como las otras de España. La nueva Diputación Provincial quedó constituida con los siguientes miembros: Justo Galarza, Fermín Gamio, Lorenzo Mutiloa, José María Perez del Notario, Tomás Arteta, Bonifacio Garceta de los Fayos y Juan Pedro Aguirre y, como secretario, José Yanguas y Miranda. Todos juraron la Constitución española de 1837. Todo este proceso se realizó ignorando a las Cortes de Navarra y a la Diputación del Reino, únicas instituciones legítimas en ese momento, lo que suponía de facto la supresión del Reino de Navarra y sus instituciones.

Esta Diputación Provincial se pone de inmediato a negociar con el Gobierno de Madrid la adaptación del régimen foral a la “unidad constitucional”. Yanguas y Miranda participa activamente elaborando una redacción de bases y condiciones que presenta el 1 de abril de 1840. Es presentado en Madrid y comienza el periodo negociador llevado por Pablo Ilarregui, Fulgencio Barrera, Tomás Arteta y Fausto Galdeano. Tras diversas vicisitudes en las Cortes de Madrid es aprobada la Ley de Modificación de Fueros que entró en vigor el 16 de agosto de 1841. Desde 1834 (interinamente) y 1837 hasta su muerte, ocupó el cargo de Secretario de la Diputación Provincial, dedicado a consolidar institucionalmente el nuevo régimen, amparado por el largo periodo conservador en la política española hasta la revolución de 1860.

Yanguas ejerció la secretaría en momentos críticos de la historia de Navarra: guerra civil; cambios de Gobiernos y de Constituciones; pérdida de Navarra de la categoría de Reino para convertirse en una provincia foral, en todo lo cual intervino Yanguas, advirtiéndose la influencia de éste en la Diputación. Redactó los abundantes manifiestos y alocuciones que la corporación dirigió a los navarros a tenor de los acontecimientos políticos, y tomó parte activa en las gestiones que se efectuaron cerca del Gobierno de Madrid.

Yanguas desempeñó la secretaría de la Diputación hasta su muerte de la que la Diputación se dio por enterada en sesión del día siguiente, no preocupándose más que de nombrar a su sustituto, Valentín Urra, sin la menor constancia de gratitud y elogio para su antecesor. El Ayuntamiento de Tudela hizo justicia a sus méritos, y en sesión del 2 de octubre de 1863 destacó su abnegada labor y virtudes humanas de modestia y honradez y su categoría como recopilador, biógrafo e historiador de la provincia y acordó colocar su retrato en el salón de sesiones y celebrar un solemne funeral en la catedral en sufragio de su alma.

Dentro de su vida como intelectual fue también miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia (1841), de la Sociedad de Anticuarios de Copenhague, y responsable de la Comisión de Monumentos de Navarra.

Una semana después de su fallecimiento, el 2 de octubre de 1863, el Ayuntamiento de Tudela adoptó un acuerdo reconociendo “su abnegada labor y virtudes humanas de modestia y honradez y su categoría como recopilador, biógrafo e historiador de la provincia, y acordó colocar su retrato en el salón de sesiones y celebrar un solemne funeral en la catedral en sufragio de su alma“.

Escritor muy prolífico, publicó muy notables obras y, sin ser jurista, llegó a ser un excelente conocedor de los fueros y textos legales, tanto históricos como de su época. Tiene sendas calles en su memoria, en Pamplona y en su Tudela natal.

El político

Yanguas fue un liberal, constitucionalista exacerbado hasta el más acerado fanatismo.

Toda su vida asumió actitudes políticas; unas veces gozando de situaciones de favor y gloria, y otras padeciendo prisión, secuestro, pobreza, insultos, pleitos y procesos, el exilio y calumnias. Fue político devoto de Isabel II, con raíz nacionalista, factores no muy propicios en el momento para guardar una ortodoxia foral. Y, sin embargo, excepto en contadas ocasiones en que Yanguas claudicó en su navarrismo, mostrándole cierto desdén e incluso abjurando de él, la constante de su vida fue la defensa de los Fueros.

Su gran problema fue el cohonestar algo tan inconciliable como el liberalismo constitucionalista y racionalista, con un integrismo foral.

El escritor

Fecundo y polifacético, escribió obras literarias como Vida del Capitán D. Juan Lanas, (1845), novela de carácter realista e histórico; el Análisis apologético-crítico del juego llamado monte (1854), que es una crítica mordaz del juego fingiendo su apología; publicó -como costumbrista- algunos artículos como El candidato a Diputado a Cortes, en “La Época”, 1850, y El carnaval en Tudela. Los cipoteros, en 1842, en “El Semanario Pintoresco Español”, entre otros.

Sus obras históricas fueron documentadas y extensas, contándose entre otras la Historia compendiada del Reino de Navarra (1832), sencillo extracto de los Anales del P. Moret; Prólogo sin libro de la monarquía navarra y Apuntes sobre la sucesión a la Corona de Navarra, ambas en 1837-1838, con intención política, propugnando que no era la Ley Sálica aplicable a Navarra, y sosteniendo la legitimidad de Isabel II, de la que era un ferviente defensor; Historia de la conquista del Reino de Navarra por el Duque de Alba… (1842), y Crónica de los Reyes de Navarra, escrita por D. Carlos, Príncipe de Viana, (1842).

Como obras ejemplares de este género se encuentran el Diccionario de antigüedades, 3 tomos, 1840, completado con las Adiciones en 1843; cuya intención fue ilustrar la historia del país, reuniendo metódicamente las noticias de los documentos que había podido adquirir; el Diccionario histórico-político de Tudela (1823), y el Diccionario de palabras anticuadas, (1854).

Publicó otra serie de obras jurídicas teniendo en cuenta que llegó a dominar el manejo de fueros y leyes, sin la menor formación jurídica. No fue jurista y, sin embargo, dejó una notable obra jurídica.

En el año 1833 polemizó y refutó el Ensayo histórico crítico de la legislación de Navarra, del magistrado Zuaznavar, con la publicación de su Contrageringonza. Y tras ella editó el Análisis histórico-crítico de los Fueros de Navarra (1838); la Recopilación de las Leyes… de los Ayuntamientos constitucionales… (1841); el Proyecto de Catástros o estadísticas para los pueblos… (1842); y el Manual para gobierno de los Ayuntamientos de Navarra, (1846).

Pero su obra jurídica principal fue el Diccionario de los fueros y leyes de Navarra, del año 1828, en el que, por orden alfabético de materias fue resumiendo su contenido, anotando la procedencia del Fuero General, Novísima Recopilación o leyes de Cortes. Sobre las leyes recogidas no hace Yanguas exégesis alguna, ni tampoco asoma la menor intención dogmática, pero agota la nomenclatura profesional, siendo muy amplio en la extensión del término.

Fue un innovador. No aportó Índices sino que a los Índices les insufló una vida autónoma y les atribuyó un carácter independiente.

En su recuerdo y honor la ciudad de Pamplona dio su nombre a una de sus avenidas, la Avenida de Yanguas y Miranda.

Obras publicadas

  • Relación de los principales sucesos ocurridos en Tudela desde el principio de la guerra de Bonaparte hasta la expulsión de los franceses de España, folleto por el “Archivero Municipal de Tudela”, 1813 (reed. como anónimo: Zaragoza, 1967).
  • Diccionario histórico-político de Tudela, Zaragoza, 1823 (reed. 1828).
  • Diccionario de los Fueros del Reino de Navarra y de las leyes vigentes promulgadas hasta 1817-1818 inclusive, San Sebastián, 1828 (reed. Pamplona, Diputación Foral, 1964).
  • Historia de Navarra, San Sebastian, 1832.
  • La Contragerigonza, ó Refutacion joco-seria del “Ensayo histórico crítico sobre la legislación de Navarra” compuesto por D. José María Zuaznavar… (publicada bajo pseudónimo: Lcdo. Elizondo), Panzacola (sic, es Pamplona), 1833 (reed. Inst. Príncipe de Viana: Biblioteca de Derecho Foral nº 9, Pamplona, 1966).
  • Análisis histórico-crítico de los Fueros de Navarra, Pamplona, 1838.
  • Diccionario de Antigüedades del Reino de Navarra, Pamplona, 1840 (3 vols.: Tomo I A-J; Tomo II L-R; Tomo III S-Z), y Adiciones, 1843 (reed. Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1964 y 1978).
  • Crónica de los reyes de Navarra (primera impresión, editada por -), Pamplona, 1843.
  • Alerta a los navarros, Pamplona, 1843.
  • Vida del Capitán D. Juan Lanas, escrita por él mismo. Publícala D. J. I. M., San Sebastián, 1845 (obra anónima y la de mayor calado político).
  • Manual para el Gobierno de los Ayuntamientos de Navarra. Comprende todos los negocios y disposiciones legislativas que tocan a las facultades de dichos Ayuntamientos, y de la Diputación Provincial, reservadas en la ley de modificación de fueros de 16 de agosto de 1841, Pamplona, 1846.
  • Proyecto de catastros o estadísticas para los pueblos y provincias para la riqueza general del Estado, 1846.
  • Diccionario de palabras anticuadas de los documentos del archivo de Comptos de Navarra, Pamplona, 1854.

Bibliografía

  • Jerónimo Borao, Biografía, Don José Yanguas (1858)
  • José Ramón Castro, Yanguas y Miranda, (Pamplona, 1963); Id, Autores e Impresos tudelanos
  • Francisco Salinas Quijada, Estudios de Historia del Derecho foral de Navarra, (Pamplona, 1978); Id, Yanguas y Miranda. Su obra jurídica, en Diario de Navarra de 30 de marzo de 1982; Id, Un político foral (En el Bicentenario de Yanguas y Miranda), en “Diario de Navarra” de 28 de julio de 1982; Id, La “Contrageringonza” de Yanguas y Miranda, en “Diario de Navarra” de 2 de diciembre de 1982; Id, Los Diccionarios de Yanguas y Miranda, en Revista “Fiestas” (Tudela, julio de 1961)
  • Manuel Iribarren, Escritores navarros. De ayer y de hoy, (Pamplona, 1970)
  • José María Corella, Historia de la literatura navarra, (Pamplona, 1973)
  • Julio Segura Miranda, Tudela, Historia, Leyenda. Arte (Tudela, 1964)
  • Jesús Martínez Escalada, Historia de las calles de Tudela, (Tudela, 1974).

Written by Albergues del Camino

julio 27, 2011 at 3:13 pm

Celestino Peralta Lapuerta

with 2 comments

Celestino Peralta Lapuerta (n. Caparroso, 6 de abril de 1879 – †  Buenos Aires, 1929). Religioso y estudioso del vascuence.

Sacerdote capuchino, tomó el nombre de Celestino María de Caparroso. Vistió el hábito el 17 de abril de 1898 y fue ordenado sacerdote el 23 de abril de 1905 en Pamplona.
Fue profesor en el colegio capuchino de Lecaroz, en el que aprendió vascuence y se convirtió en un estudioso de dicha lengua, especializándose en el verbo vasco.
En 1919 fue nombrado académico correspondiente de la Real Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia).
Después de bastantes años de ministerio en Navarra, el 22 de diciembre de 1921 fue destinado al comisariato capuchino de Chile-Argentina. Allí, abandonó la Orden el 18 de diciembre de 1928.

Obra literaria

  • La conjugación baska: sumario de lo más preciso y práctico de la conjugación del euskera“, Caspe, 1914. Gramática vasca.
  • “Euskel-irakaspidea, o sea gramática del dialecto guipuzcoano”, Totana (Murcia), 1919. Tratado de gramática vasca. Se lo dedicó al Padre Donostia, con el que convivió en Lecaroz y que le ayudó en su elaboración.
  • Lenengo irakurbidea aurrei euskaraz irakurtzen irakasteko: euskelzale batek aur euskaldunen onarako argitaratzen duena“, Barcelona, 1920. Se trata de un manual de lectura infantil en euskera.

Publicó sus estudios bajo el seudónimo de Arrigaray, traducción vasca de su apellido Peralta.

Además colaboró en el cancionero “Euskal eres sorta” que el Padre Donostia publicó en Madrid en 1922, así como en el nº 1189 de la revista “La Baskonia” (1926).

Bibliografía

  • Felipe de Fuenterrabía, Ensayo bibliográfico… nn. 91-92, en “Bol. Of. Capuchinos” (Pamplona) 8 (1953) 205-206, con referencia bibliográfica

Written by Albergues del Camino

julio 26, 2011 at 4:39 pm

Publicado en Escritores, Religiosos

Joaquín Luqui

with one comment

Joaquín Luqui Iribarren (n. Caparroso, 22 de febrero de 1948 – †  Madrid, 28 de marzo de 2005). Periodista especializado en crítica musical.

Joaquín Luqui en Los 40 Principales

Joaquín Luqui en Los 40 Principales

Biografía

Estudió en el Colegio Santa María La Real “Maristas Pamplona”.

Comenzó su carrera profesional con tan sólo 18 años en «El Pensamiento Navarro». En 1966 pasó a trabajar en la emisora navarra «Radio Requeté», emisora de la Cadena SER en Pamplona, donde dirigió programas como Requeterritmo y Discofilia.

En 1969 se trasladó a Madrid y comenzó a colaborar en la revista El Gran Musical y en el programa de radio Los 40 principales. También escribió los guiones de la historieta “Rosa la Revoltosa” con el dibujante José García Pizarro para el suplemento del diario Pueblo de Madrid.

Durante las tres décadas siguientes trabajó en distintos medios, pero siempre en asuntos directamente relacionados con la música pop y rock. Así, tuvo siempre una presencia destacada en el programa de radio El Gran Musical, de la Cadena SER, junto a, sucesivamente, Pepe Domingo Castaño, Pepe Cañaveras, Tomás Martín Blanco, José Antonio Abellán y Fernandisco.

Otros espacios radiofónicos a los que imprimió su particular personalidad fueron JL en FMRadio showFancineBanda Sonora3,2 ó 1Fan ClubLa Ventana o Los Mundos de Luqui, este último dentro del programa Anda ya de Juanma Ortega.

Se haría así extremadamente popular, cultivando además una peculiar imagen desaliñada que combinada con su particular timbre de voz lo convirtieron en un personaje entrañable y querido en la escena discográfica española y entre el público en general.

Algunas de sus frases como “Tú y yo lo sabíamos, seguro, será tres, dos o uno” (usada para referirse a un disco que tendría gran éxito), se convirtieron en clásicos en el mundo musical español.

En televisión colaboró con los canales TVE, 40 TV y Canal +, con programas como la versión televisiva de Los 40 PrincipalesFórmula Week-End, junto a Tony Aguilar.

En 2005, poco antes de morir, preparó para Televisión Española La Tierra de las 1.000 Músicas, donde hacía un repaso a la historia musical en España durante los últimos 40 años. El programa se emitió póstumamente, tres meses después de su muerte.

Es autor del libro Los Beatles que amo.

Murió el 28 de marzo de 2005 en Madrid como consecuencia de una hemorragia cerebral, tras sufrir una caída en la ducha.

Premios

Entre los muchos premios recibidos a lo largo de su carrera, puede destacarse el Premio Ondas en 1998 al Mejor Presentador de Programa Musical, el galardón del Gobierno de Navarra del Valor Joven en 1999, una Antena de Oro y un Amigo.

Written by Albergues del Camino

julio 26, 2011 at 3:27 pm

Publicado en Escritores

Tagged with , , , ,

Fermín Irigaray Goizueta

leave a comment »

Pablo Fermín Irigaray Goizueta (Larreko) (n. Burguete, 25 de enero de 1869 – † Pamplona, 3 de septiembre de 1949). Médico cirujano y escritor

Retrato de Fermín Irigaray

Retrato de Fermín Irigaray

Nacido en la Casa Maistronea de Burguete, segundo de diez hermanos.

Estudió Bachillerato en el Colegio Huarte de Pamplona. Posteriormente fue a Zaragoza a estudiar medicina junto con su hermano Hipólito.

Termina la carrera de Medicina en Madrid en 1892, ejerciendo com médico durante seis años en su Burguete natal. Casó con su prima Felisa Irigaray.

Ejerció la medicina en Vera de Bidasoa desde 1898 y en Irurita desde 1902 hasta 1915. Es durante su estancia en las zonas del Valle del Baztán y del Bidasoa cuando profundiza en el conocimiento del vascuence, idioma con la que había convivido en su niñez, pero que no dominaba.

En 1915 se traslada a Pamplona como cirujano y director en el Hospital Provincial de Pamplona, cargo que ganó debido a los grandes avances que realizó en el terreno de la cirugía.

Fermín Irigaray

Fermín Irigaray

Desde 1924 colabora intensamente en la revistaGure Herriade de Bayona. En 1926 publica en «Itzaldiak» su conferenciaNaparra’ko erranerak(Dichos y aforismos navarros). Colaboró también en revistasy periódicos como Euskal Esnalea, Eskualduna, Gure herria, Euskal-esnalea, Euzkadi, La voz de Navarra, y Napartarra.

Participó activamente en los movimientos en favor del vascuence en los años anteriores a la Guerra Civil. Fue uno de los fundadores de “Euskeraren Adiskideak” (“Sociedad de Amigos del Euskera”), de la que fue presidente en 1933. En 1919 fue nombrado miembro correspondiente de la recién creada “Euskaltzaindia” (“Real Academia de la Lengua Vasca”) junto con otros nombres de las letras navarras como Jose Agerre, Teodoro Arburua, el Padre Celestino de Caparroso o el Padre Eusebio de Etxalar.

En castellano escribe en 1905 Topografía médica del valle de Baztán. Es también autor de una Guía médica del intérprete de milagros y favores, con prólogo del Dr. Marañón y de una Guía médica del asistente a moribundos.

Written by Albergues del Camino

agosto 14, 2009 at 7:23 am

Publicado en Escritores, Médicos

Agustín Irigaray Apat

leave a comment »

Agustín Irigaray Apat (n. Burguete, 5 de julio de 1873 – † Pamplona, 17 de octubre de 1942) Periodista y escritor.

Fue redactor del periódico «El Pensamiento Navarro».

Fue autor de los siguientes libros:

  • Estampas del Pirineo, Madrid, 1933, libro en el que presenta, a lo largo de sus veintidós capítulos, la vida cotidiana y festiva de su pueblo natal, sus tradiciones y romerías, los tipos populares, …; “pero en los tres primeros [capítulos] también despliega el simbolismo del escudo de Navarra y la descripción de las tres zonas del territorio”, coincidiendo en que los habitantes de las tres tienen en común la idea religiosa.
  • De buzo a general, odisea de un navarro, novela, Gráficas Bescansa,  Pamplona, 1940.

Written by Albergues del Camino

agosto 14, 2009 at 6:41 am

Publicado en Escritores

Francisco de Alesón

with 3 comments

Francisco de Alesón (Viana, julio de 1634 – † Logroño, 9 de octubre de 1715) Historiador y religioso español.

Historiador y coautor junto con el también jesuíta José de Moret de la obra Annales del Reyno de Navarra, pues ocupó el cargo de cronista del Reino de Navarra tras la muerte de éste en 1687.

Ingresó en los jesuítas el 28 de agosto de 1650, a los 16 años de edad. Impartió clases de literatura, filosofía y teología; en 1662 enseñaba filosofía en el colegio de la Anunciada de Pamplona. Predicó durante cuatro años en diversos colegios de la Compañía hasta su ingreso solemne en ella el 15 de agosto de 1688.

Fue solicitado para predicar en la ciudad en 1662 y 1665 el día de Santa María Magdalena. Al ser un día especial, se nombraba un predicador de alto renombre.

Fue rector de los colegios de la Compañía de Jesús en Soria, San Sebastián, Segovia, Loyola (1689-1692) y Pamplona (1692-1694). Impulsó las obras de la basílica de Loyola y de la iglesia de San Ignacio de Pamplona, inaugurada el 1 de octubre de 1694.

En 1693 escribió, junto con Francisco Matute, el impreso Traslado del Papel que escribieron los Padres Guardián de San Francisco y Rector de La Compañía a los demás Prelados de las Religiones de Pamplona

Fue nombrado viceprovincial de la Compañía de Jesús en Castilla (1695) y rector de Valladolid (1698) y Salamanca (1701). Estas actividades fuera de Navarra disgustaron a los diputados del reino que suspendieron el salario de Alesón durante cuatro años lo cual acarreó roces con el virrey, marqués de Solera.

La Diputación de Navarra, una vez que falleció el Padre Moret, le designó en 1687 como segundo cronista del reino, “por ser el sujeto más a propósito, para continuar los Anales de Navarra”. Sin embargo su nombramiento no agradó al Papa Inocencio XI que no desea que los jesuitas «se empleasen en escribir historias seculares». Tras la muerte de este Papa, en 1689 Alesón entra oficialmente a desempeñar el cargo.

Revisó los dos primeros tomos, que dejó redactados Moret, “cubriendo los blancos que tenía”. En 1704 salió por fin de imprenta el tercer volumen de los Anales de Navarra de Moret corregido por Alesón y ampliado con Escolios y Adiciones.

Publicó en 1709 el Tomo Quarto De los Anales De Navarra O Primero De Su Segunda Parte, que comprende diez libros distribuidos en capítulos; el primero comprende dieciséis y el último siete que van desde Natural demasiado ardiente del nuevo rey D. Carlos II hasta Enfermedad arrebatada de la reina D.ª Leonor. Su muerte y lugar de su sepultura»

En 1715, anciano y enfermo y poco antes de su muerte, publicó en Viana el Tomo Quinto De Los Anales de Navarra O De Su Segunda Parte, que abarca veinticuatro libros del XI al XXV que comienzan con Sucesión del rey D. Francisco Febo en el Reino de Navarra y termina con Cómo el Emperador fue inculpado en el saco que se sigue de Roma… Conversión de San Ignacio de Loyola. Principios que tuvo la Compañía de Jesús referido al año 1527 en que se produjo el saqueo de Roma pror las tropas de Carlos I. Dado el estado de salud de Francisco Alesón el impresor Francisco Picart trasladó su taller hasta Viana para la publicación de este último libro.

Alesón poseyó grandes conocimientos lingüísticos y en Los honores fúnebres que hizo el Real Consejo de Navarra a la piadosa memoria del Rey Philippo IV (Pamplona, 1665) estampó su elogio funeral en griego, latín, castellano, portugués, toscano, francés y vascuence.

Otras obras suyas son: Historia de Navarra, desde la muerte de Juana de Francia y Gramática Greco-Hispana.

Murió en 1715, dejando varios manuscritos que según declaración propia debían de constituir un sexto volumen de los Anales.

Juan Alesón, hermano de Francisco, fue auditor general de presidios de Orán en 1715.

Written by Albergues del Camino

agosto 10, 2009 at 10:57 pm

Publicado en Escritores, Religiosos

Joaquín Martínez de Zúñiga y Díaz de Ilarraza

leave a comment »

Joaquín Martínez de Zúñiga y Díaz de Ilarraza (Aguilar de Codés, 16 de junio de 1760 – † Manila, 7 de marzo de 1818). Sacerdote y cronista español de las Filipinas.

Estudió en el Real Colegio de Misioneros Agustinos de Valladolid, donde profesó en 1779.

Tras un año de estancia en México, embarcó en Acapulco con destino a Filipinas, llegando a Manila en agosto de 1786, siendo enviado a Batangas a estudiar la lengua tagala. Se le confiaron las parroquias de Batangas, Tambobon, Hagonoy, Calumpit, Passig y Parañaque. En 1790 es nombrado Lector; dos años después Secretario Provincial, en 1806 Prior Provincial y a continuación Calificador del Santo Oficio.

Escribió Historia de las Islas Filipinas, publicada en Sampaloc en 1803 y traducida al inglés por John Maver en 1814 con el título An Historical View of the Philippine Islands y de ella se hicieron dos ediciones. De esta obra en castellano se tienen localizados cinco ejemplares: uno en la Biblioteca del Museo Naval de Madrid; dos en la Real Academia de la Historia; uno en el Seminario Diocesano-Facultad de Teología de Vitoria y otro en la Universidad de Navarra. La obra consta de 37 capítulos y abarca desde el descubrimiento de Filipinas por Fernando de Magallanes hasta la entrada de Anda en Manila al ser entregada por los ingleses en 1764.

Conoció a Alessandro Malaspina cuando éste llegó a Manila en 1792 al frente de una expedición científica que realizaba por las posesiones del Imperio en América, Asia y Oceanía.

A finales de 1799 el teniente general de la Armada Ignacio María de Álava y Navarrete llegó con una escuadra para organizar las fuerzas navales de Filipinas. En este viaje y en el siguiente en 1802, organizó sendas expediciones por todo el archipiélago. El hecho de que el General Álava eligiese para ambas a Fray Zúñiga como cicerone y guía, demuestra lo mucho que valía.

Fruto de estos viajes escribió entre 1803 y 1805 su gran obra Estadismo de las Islas Filipinas, o mis viajes por este país. Aunque su intención debió ser publicarla, por causas que se desconocen quizá por censura ya que era bastante crítico con el comportamiento de las autoridades de la Colonia cuyo jefe era el general Aguilar, el manuscrito permaneció inédito hasta 1893 que fue publicado por Retana.

La obra de Martínez de Zúñiga en dos tomos, se compone de 29 capítulos en los cuales se describe con mucha exactitud la mayor parte de las islas del archipiélago. Es un tratado de historia, geografía, etnografía y geología que hasta entonces no existía por lo que se convirtió en una obra clave en la bibliografía de Filipinas. Del Estadismo se encuentran ejemplares en muchas bibliotecas españolas.

Tradujo e imprimió la obra de Le Gentil con el título de Viajes. También escribió temas religiosos como la Historia y Novena de la Virgen del Buen Suceso.

Sin duda, Fray Joaquin Martínez de Zúñiga, agustino calzado OSA es el personaje más ilustre nacido en Aguilar de Codés.

Written by Albergues del Camino

agosto 10, 2009 at 11:41 am

Publicado en Escritores, Religiosos