Navarros Ilustres

Personajes ilustres en la historia de Navarra

José de Armendáriz y Perurena

leave a comment »

José de Armendáriz y Perurena, I Marqués de Castelfuerte (n. Ribaforada, 1670 – † Madrid, 1740). Militar y funcionario colonial, XXVIII Virrey del Perú.

Retrato de José de Armendáriz, Marqués de Castelfuerte

Retrato de José de Armendáriz, Marqués de Castelfuerte

Empezó a servir como capitán de caballería. Durante la guerra de Flandes se halló en las batallas de Fleurus (1690) y Neerwinden (1693). Pasó a Cataluña ascendido a Maestre de Campo del cuerpo de Dragones, y concurrió al sitio de Palamós y la campaña sobre Barcelona.

Destinado a Nápoles y ascendido a brigadier, participó en la guerra de Portugal. Estuvo presente en el sitio de Gibraltar (1704) como Mariscal de Campo. Promovido luego a Teniente General de los Reales Ejércitos por su comportamiento en la toma de Alcántara (1706). Desempeñó cargos en Extremadura; comandó las tropas reales en la batalla de Lagudina (1708) y tuvo acción decisiva en Villaviciosa (1710), donde cayó herido. Fue entonces premiado con la Orden de Santiago y, en tal virtud, beneficiado con las encomiendas de Montizón y Chiclana, además de otorgársele el título de Marqués de Castelfuerte (30 de junio de 1711).

Intervino en la pacificación de Aragón y el sitio de Barcelona; ejerció la gobernación de Tarragona; pasó a Cerdeña y durante la guerra de Sicilia contribuyó a la toma de Mesina y la victoria de Francavilla (1718). Era gobernador y capitán general de Guipúzcoa (1723) cuando fue nombrado Virrey del Perú.

El gran collar que luce en el retrato (que se conserva en el Museo de Lima)  el señor de Castelfuerte, es el Toisón de Oro, una de las más antiguas preseas de España y posiblemente la más importante entre las europeas.

Virrey del Perú

Partió de Cádiz el 31 de diciembre de 1723 y entró en la capital del Perú como Virrey el 14 de mayo de 1724.

Durante su gobierno trató de mantener a la jerarquía eclesiástica dentro de los límites estrictos de su competencia; puso tope a la multiplicación de los conventos de religiosos, favoreció la actuación de la Inquisición e incluso el establecimiento de misiones franciscanas. Su actitud se ve determinada por ideas y sentimientos contrapuestos, pues mientras fortificaba las costas y reorganizaba la armada para proteger justamente al comercio contra el contrabando internacional e incluso dictaba medidas para favorecer a los indios y defenderles de los abusos de sus subordinados, se veía obligado a transigir con éstos y consentir represiones a veces injustas. Logró sacar a flote la economía peruana basada principalmente en la minería y en el comercio. Se le tiene por un administrador correcto.

El 4 de enero de 1736 dejó el virreinato. Ostentó los títulos de Toison de Oro y comendador de Monzón y Chiclana en la Orden de Santiago.

Referencia

  • Alberto Tauro del Pino. Enciclopedia Ilustrada del Perú. Lima: PEISA, 2001.
Anuncios

Written by Albergues del Camino

septiembre 10, 2009 a 11:42 am

Publicado en Militares, Nobles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: