Navarros Ilustres

Personajes ilustres en la historia de Navarra

Hilario Sarasa Suescun

leave a comment »

Hilario Sarasa Suescun (n. Burguete, 1831 – † Pamplona, 5 de noviembre de 1910) Eclesiástico e historiador.

Hijo de Juan Manuel Sarasa, conocido general carlista.

Se doctoró en Derecho Civil y Canónico y fue Contador de la Real Colegiata de Roncesvalles de 1869 a 1875, año en que se hizo cargo de la biblioteca capitular.

En 1878 publicó en Pamplona Roncesvalles, reseña histórica de su real casa y descripción de su contorno. (Pamplona, Imprenta provincial, 1878 [1.ª edición] y Madrid, 1904 [2.ª edición])

En 1902 fue nombrado Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia; el Toisón de oro que se le concedió lo donó al tesoro de Roncesvalles. Tamibén a partir de 1902 fue vocal de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra.

Sobre su obra, el crítico que bajo el seudónimo de Lizarra colaboraba en un diario local, al poco de fallecer Sarasa escribió en los siguientes términos:

«Enamorado de todo cuanto con la Historia de Navarra se relaciona, paciente rebuscador y escrutador de polvorientos manuscritos y obcesionado especialmente por una idea, la de estudiar la historia de la Real Casa de Roncesvalles, desde su fundación hasta nuestros días, historia que, á pesar de ser tan brillante y tan dilatada, pues dicha casa poseía, allá en mejores tiempos para Navarra, grandes predios en Inglaterra, es muy pococonocida y lo era mucho menos antes de que D. Hilario Sarasa, pusiera sus manos en ella, por permanecer poco menos que en el olvido el manuscrito del licenciado Juan Huarte (1617), citado por Méndez en los Viajes del P. Flórez, el ilustre finado examinó, estudió y compulsó para escribir su obra, donaciones, cartas reales, bulas y otros muchos documentos que
se conservan en el rico archivo de la casa que tuvo por prior, el que después fué obispo de Badajoz y arzobispo de Valencia, D. Francisco de Navarra.

Con ingenuidad que le honra declara que los justificantes se hallan mencionados unos en la Historia general de España, otros en los Anales de Navarra, algunos en el Diccionario del señor Yanguas, y muchos en la Historia del licenciado señor Huarte.

No obstante hay que reconocer que la obra abunda en apreciaciones personales, muy puestas en su punto y muy patrióticas, no faltando á veces la santa indignación que todo buen hijo debe sentir en su alma al ver cómo se ha vilipendiado á su madre adorada.

Las impresiones de la niñez y los gratos recuerdos que sintió y evocó en Roncesvalles, aguijoneáronle al estudio de su historia, y lo que en un principio había sido reunido para instrucción personal, acabó por formar un libro de 224 páginas, que debió tomar cuerpo principalmente cuando el autor en 1869 fué nombrado administrador-contador de Roncesvalles.»

Anuncios

Written by Albergues del Camino

agosto 14, 2009 a 8:43 am

Publicado en Historiadores, Religiosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: